Beneficios sociales: ¿qué dice la ley?

Como hablamos en una entrega pasada, los beneficios sociales son una forma de compensación distinta al salario, que no inciden en los demás conceptos derivados de la relación de trabajo (cálculo de prestaciones sociales, vacaciones, bono vacacional, utilidades). Sin embargo, impactan en la satisfacción y motivación del colaborador y en consecuencia en un mayor rendimiento y productividad.

Esta clase de compensaciones están contempladas en el artículo 105 de la Ley Orgánica del Trabajo, Los Trabajadores y Las Trabajadoras:

“Se entienden como beneficios sociales de carácter no remunerativo: 1.- Los servicios de los centros de educación inicial. 2.- El cumplimiento del beneficio de alimentación para los trabajadores y las trabajadoras a través de servicios de comedores, cupones, dinero, tarjetas electrónicas de alimentación y demás modalidades previstas por la ley que regula la materia. 3.- Los reintegros de gastos médicos, farmacéuticos y odontológicos. 4.- Las provisiones de ropa de trabajo. 5.- Las provisiones de útiles escolares y de juguetes. 6.- El otorgamiento de becas o pago de cursos de capacitación, formación o de especialización. 7.- El pago de gastos funerarios Los beneficios sociales no serán considerados como salario, salvo que en las convenciones colectivas o contratos individuales de trabajo, se hubiere estipulado lo contrario.” De acuerdo con los artículos 343 y 344 de la LOTTT, la empresa que tenga más de 20 trabajadores debe instalar un centro de educación inicial o guardería, con sala de lactancia. De no poseerla,  debe hacerse cargo de pagar la matrícula o mensualidades de un establecimiento debidamente certificado. Los colaboradores que se beneficiarán son aquellos que tengan hijos cuyas edades no excedan los seis años y que perciban una remuneración mensual que no exceda los cinco salarios mínimos. Por otra parte, las compañías deben otorgar el beneficio de una comida balanceada durante la jornada de trabajo. En su defecto, debe entregar al trabajador de cupones, tickets o tarjetas electrónicas de alimentación, emitidas por los establecimientos especializados en la administración y gestión de beneficios sociales En los últimos años, en medio de la crisis que vive Venezuela, un paquete robusto de beneficios no salariales –bien sean contemplados o no por la ley- le ha permitido a muchas empresas retener y atraer talentos.