Pensamiento positivo y desarrollo de habilidades

El término “pensamiento positivo” se suele descartar. En el mundo real, rara vez tiene el mismo peso que palabras como “ética” o “persistencia”. Pero esto está comenzando: investigaciones científicas han revelado que el pensamiento positivo puede crear valor real y ayudarte a desarrollar habilidades que duran más que una sonrisa. Los beneficios del pensamiento positivo no se detienen después de unos minutos de euforia o alegría. De hecho, el mayor beneficio que brindan los pensamientos positivos es una mayor capacidad para desarrollar habilidades y desarrollar recursos para usar más adelante en la vida. Las emociones positivas amplían tu sentido de posibilidades y abren tu mente, lo que a su vez te permite desarrollar nuevas habilidades y recursos que pueden proporcionar valor en otras áreas de su vida. Toda esto plantea la pregunta más importante de todas: si el pensamiento positivo es tan útil para desarrollar habilidades valiosas y apreciar el panorama general de la vida, ¿cómo se puede llegar a ser positivo? Cualquier cosa que provoque sentimientos de alegría y satisfacción funcionará.

Para comenzar

Tú te conoces mejor que nadie y sabes qué funciona para ti. Pero quizás quieras considerar estas ideas:
  1. Meditación: Una investigación demostró las personas que meditan a diario muestran emociones más positivas que las que no lo hacen. Como era de esperar, las personas que meditaron también desarrollaron valiosas habilidades a largo plazo. Por ejemplo, tres meses después de que terminó el experimento, las personas que meditaban diariamente continuaron mostrando una mayor atención, propósito en la vida, apoyo social y disminución de los síntomas de varias enfermedaes.
  2. Escritura: Un estudio, publicado en el Journal of Research in Personality, examinó a un grupo de 90 estudiantes universitarios que se dividieron en dos grupos. El primer grupo escribió sobre una experiencia intensamente positiva cada día durante tres días consecutivos. El segundo grupo escribió sobre un tema de control. Tres meses después, los estudiantes que escribieron sobre experiencias positivas tenían mejores niveles de humor, menos visitas al centro de salud y menos enfermedades.
  3. Cultiva un hobbie: Programa un tiempo para dedicarte a algo que te de placer. Si programas reuniones, conferencias y el trabajo semanal ¿Por qué no reservas un tiempo para jugar, tocar guitarra o tejer?
Date permiso para sonreír y disfrutar de los beneficios de las emociones positivas. Encontrar formas de generar felicidad y emociones positivas en su vida, ya sea a través de la meditación, la escritura, un juego de baloncesto o cualquier otra cosa, proporciona más que una disminución momentánea del estrés y algunas sonrisas. Busca la alegría y tu cerebro hará el resto.