Productividad: cómo lograr mejores resultados

Medir la productividad en el lugar de trabajo es una tarea complicada. Y aunque los datos y las estadísticas son importantes, hay que recordar que significan muy poco en sí mismos. Sin un esfuerzo significativo y concentrado, seguirán siendo solo números y, para mejorar la productividad, debe tomar medidas reales. La gestión de la productividad requiere una serie de pasos individuales. Uno debe medir las tareas requeridas, recopilar datos de desempeño, mantener comunicaciones bidireccionales, analizar resultados y crear una base para la toma de decisiones. Debemos ir más allá de los sentimientos viscerales o de afinidad y comenzar a monitorear de cerca los flujos de trabajo. Puede pensar que esto llevaría a una mayor carga de trabajo, pero en realidad ocurre lo contrario. Debe ser consciente de la importancia del papel de los gerentes en el aumento del desempeño del equipo. La cultura organizacional de una empresa, cuando se dirige a la gestión de la productividad, es una excelente manera de cosechar las recompensas.  

Identificando obstáculos

Lo primero debemos identificar es cualquier factor posible que pueda estar socavando su eficiencia y la de su equipo. Es probable que los desafíos y obstáculos, como fallas en la comunicación, priorización de tareas mal definida y un choque de expectativas con respecto a los plazos y las entregas sean fuentes constantes de fricción dentro de cualquier empresa. Una realidad en muchas empresas es que los gerentes a menudo pasan su tiempo desempeñando el papel de prefecto escolar, monitoreando las acciones y el desempeño de sus equipos, en lugar de enfocarse en el desarrollo del equipo y pensar estratégicamente. Todo esto se puede resolver mediante un cambio en los procesos internos.  
  1. Comunicaciones fluidas

En estos días, los correos electrónicos a menudo se pierden en las bandejas de entrada abarrotadas de sus empleados. Otra posibilidad es que a menudo los miembros de su equipo tengan que recordar buscar en grupos específicos de WhatsApp, desplazarse por textos largos, para ver qué decisiones se tomaron. Prefiera herramientas de gestión como Trello, a la que todos los colaboradores pueden tener acceso, que le permitirá organizar y asignar tareas.  
  1. Objetivos y plazos más claros

Uno de los mayores desafíos para los gerentes es la dicotomía entre metas y plazos. Establecer metas demasiado ambiciosas o incluso inviables (para un período determinado) obstaculizará el desempeño a largo plazo de una empresa y evitará que alcance ganancias aún más modestas.  
  1. Gestión del tiempo para líderes y creadores

Haga un balance de sus actividades como gerente y piense si se ve más como un líder o un hacedor. Los líderes pueden realizar tareas para los creadores y viceversa. Sin embargo, debe identificar su perfil y el de su equipo para comprender cómo administrar su tiempo. Los líderes funcionan mejor dividiendo el día en horas, con períodos para leer mensajes, tener reuniones, realizar planes estratégicos, tomar decisiones, etc. Los creadores tienen que planificar sus días, semanas e incluso meses, en bloques de tiempo más grandes, ya que a menudo sus tareas ocupan segmentos de tiempo más grandes y las tareas no planificadas que los interrumpen pueden socavar su productividad y su enfoque en su función principal.  
  1. Supervisa la ejecución de los entregables

Para evitar crear una agenda que solo funcione en teoría, debes controlar las horas invertidas en cada proyecto. Es la única forma en que podrá comprender y ajustar sus predicciones y flujos de trabajo planificados. Al mismo tiempo, mejorará el rendimiento. Vale la pena compartir algunos consejos finales que lo ayudarán no solo a controlar sino también a aumentar su productividad: las listas tradicionales. Establecer una secuencia de tareas que debe realizar, ya sea en su vida corporativa o personal, siempre ha sido un atajo simple y eficiente para mejorar la productividad.