¿Qué es el liderazgo solidario?

El liderazgo solidario o de apoyo es un estilo de liderazgo en el que un gerente no simplemente delega tareas y recibe resultados, sino que apoya a un empleado hasta que finalice la tarea. Una gran ventaja es que el gerente trabajará con el empleado hasta que tenga el poder y las habilidades suficientes para manejar tareas con una supervisión mínima en el futuro. Si bien cosas como los servicios en la nube y el análisis de datos pueden estar acaparando gran parte de la atención, existen muchos otros cambios asociados con la nueva generación de empleados y empleadores. El estilo de liderazgo actual difiere del tradicional adoptado por nuestros padres y abuelos. Un estilo de liderazgo que se está volviendo común entre los ejecutivos es el liderazgo de apoyo.

Los principios del liderazgo solidario

Diálogo con los colaboradores

Un líder actual necesita lograr un equilibrio entre la gestión y el liderazgo prestándoles la misma atención. Desafortunadamente, la mayoría de las empresas ponen más énfasis en la gestión y descuidan el liderazgo. El líder solidario ideal no pretende lograr todos los objetivos por sí mismo. En cambio, se ve a sí mismo como entrenador de un equipo. Entonces, como miembro del equipo, no solo establece las reglas y los hitos, sino que también acepta cualquier recomendación de cambio. Tal retroalimentación constructiva solo puede ocurrir a través del diálogo de los empleados. En pocas palabras, un líder solidario es aquel que mantiene abiertos los canales de comunicación, aceptando correcciones, críticas y sugerencias cuando sea necesario.

Entrenamiento

El estilo de formación del liderazgo depende del enfoque de los líderes en tres elementos clave: emociones, formación y tiempo. Los líderes solidarios hacen mucho más que establecer reglas y regulaciones. También escuchan las quejas de su equipo y lo ayuda a sobrellevar eventos estresantes. Es uno de los aspectos que diferencian a un líder solidario de un gerente típico. A un gerente ordinario le resultaría difícil ser empático o mostrar un alto grado de sensibilidad hacia sus colaboradores. Los líderes solidarios también les enseñan a sus empleados cómo hacer frente a sus propios problemas. Como tal, no necesitan depender de sus gerentes todo el tiempo, excepto cuando no pueden encontrar ninguna otra solución.

Formas de ejercer un liderazgo solidario

  1. Fomentar el trabajo en equipo
Un aspecto que enfatiza el liderazgo de apoyo es el trabajo en equipo. Comience por crear un equipo de personas capacitadas que puedan realizar la tarea en cuestión. El siguiente paso que debe dar un líder es dar a conocer sus expectativas, no asumir que cada miembro del equipo sabe lo que hay que hacer. El paso final y más importante que debe dar el líder es fomentar el trabajo en equipo. Puede lograrlo manteniendo abiertos los canales de comunicación y fomentando la retroalimentación, así como reconociendo los esfuerzos de los miembros del equipo y recompensándolos. Establecer objetivos claros desde el principio es importante, pero también lo es la actitud de los miembros del equipo a lo largo del proyecto.
  1. Mostrar compromiso
Otra forma en que las personas pueden apoyar a sus equipos es dedicándose. Un líder debe estar comprometido tanto con los miembros de su equipo como con el proyecto en cuestión. Si el líder alberga dudas sobre la misión y los objetivos de la empresa, la incertidumbre se reflejará automáticamente en las actividades. Sin embargo, si el líder está completamente comprometido, sus compañeros de equipo también lo estarán.
  1. Centrarse en las relaciones
A menudo, los líderes cometen el error de descuidar las relaciones entre compañeros de equipo. Claro, un líder siempre debe estar enfocado en los objetivos principales, pero eso no quiere decir que no haya espacio para formar relaciones de calidad. Las relaciones entre los propios miembros del equipo y entre la líder y sus compañeros juegan un papel crucial. De hecho, son esas relaciones las que a menudo determinan la eficacia con la que se cumplen los objetivos. Si desea un equipo altamente comprometido que haga las tareas, sea un constructor de relaciones.
  1. Ponga manos a la obra
Una de las formas más fáciles para que un líder desarrolle empatía es ponerse en el lugar de sus compañeros de equipo. Aunque haya ascendido en la escala de la jerarquía, es fundamental que se recuerde a sí mismo las actividades rutinarias trabajando junto a sus colegas. Obtener experiencia de primera mano de las dificultades que los compañeros de equipo probablemente enfrentarán la coloca en una mejor posición para brindar soluciones factibles. Además, los líderes pueden descubrir nuevas formas de mejorar la forma en que trabajan sus compañeros de equipo. Aplicabilidad  Tan bueno como suena, no se puede aplicar en cualquier entorno empresarial. El liderazgo de apoyo es más adecuado para las empresas que adoptan una estructura organizativa plana que anima a los empleados a ser creativos en la gestión de proyectos. Sin embargo, para una empresa burocrática, este estilo de liderazgo puede no ser el más adecuado. De hecho, puede terminar desperdiciando el tiempo y los recursos tanto del empleador como de los empleados. Este estilo implica generar confianza, inspiración y ayudar a los colegas a superar los desafíos que enfrentan.

clientes.ve@sodexo.com

0212-2065644

beneficiarios.ve@sodexo.com

0212-2065644

afiliados.ve@sodexo.com

0212-2065688

ventas@sodexo.com

0212-206 5622

afiliaciones@sodexo.com

0212-2065636