Recompensas en la organización

El bienestar deriva en lealtad y buenos resultados para la organización. Un sistema de recompensas robusto impacta en esto directamente. Esa es la idea que debe mantenerse como uno de los principales impulsos de los responsables de gerenciar el talento humano en cualquier organización. Un trabajador que se compromete con una empresa, espera no solo alcanzar los mejores resultados, sino que cada logro sea tomado en cuenta como ejemplo de eficiencia, preparación, constancia y disciplina. Para ello, el empleador debe tener en cuenta la importancia de mantener un ambiente en el que haya sentido de pertenencia. Una de las formas para alcanzarlo es a través de un sistema de recompensas con base en el rendimiento de su personal. De esa forma, habrá un incremento de la conciencia con respecto a la importancia de las labores, así como del compromiso en el desempeño del cargo. También, estos incentivos desarrollan una interdependencia entre los involucrados en el proceso laborar, consolidan la lealtad, motivan la asistencia y la eficacia, además de reforzar la estructura. Es importante tomar en cuenta que los empleados hablan. Es decir, en sus ratos libres –como los almuerzos- suelen hacer catarsis sobre su quehacer diario, especialmente cuando hay elementos internos que consideran dificultan su labor. En esas conversaciones entre compañeros o colegas suele haber comparaciones con otras empresas, mucho más con aquellas del mismo ramo en la que ellos se desempeñan, y uno de los temas más recurrentes son los sistemas de recompensa.

Sistemas de recompensa

Es un tópico que no debe dejarse a un lado. El sueldo no lo es todo, por lo que algunos expertos recomiendan hacer una diferenciación entre recompensa y reconocimiento. La primera incluye los ya mencionados incentivos económicos que no deberían ser parte del salario, pues así suelen pasar inadvertidos. Es aconsejable que se realicen de forma separada y especificada; por ejemplo, mediante una carta que explique su razón. Así, se institucionaliza el incentivo y el trabajador sabrá de su existencia; habrá mayor motivación. Los montos dependerán del grado de metas, el esfuerzo y compromiso del trabajador. También están los reconocimientos. No todo premio a la buena labor debe ser monetario. Existen los agradecimientos oportunos, días libres remunerados, elogios o placas en reuniones o festejos de la compañía. Estos, no necesariamente son conocidos ni se esperan. La espontaneidad los caracteriza. En todos estos casos, hay elementos que deben ser tomados en cuenta para mantener contento al trabajador, en un ambiente ameno, de sana competencia y constante preparación, disciplina y esfuerzo, lo que redundará en mejores resultados para toda la organización.

clientes.ve@sodexo.com

0212-2065644

beneficiarios.ve@sodexo.com

0212-2065644

afiliados.ve@sodexo.com

0212-2065688

ventas@sodexo.com

0212-206 5622

afiliaciones@sodexo.com

0212-2065636