Apela a la emoción, retén a tu talento

Existen incentivos no salariales que los colaboradores pueden percibir de su empresa y que están destinados a proveer satisfacción y contribuir a su bienestar general, mejorando su calidad de vida y por consiguiente la de su núcleo familiar.  Estos incentivos son denominados salario emocional y complementan el salario económico. Conseguir llenar expectativas no salariales, como son las morales y emocionales, es una manera de que el trabajador se perciba a sí mismo como parte de la organización. De tal forma, proyecta una carrera estable dentro de la misma. Esto genera fidelidad además de incidir positivamente en la productividad. Un buen salario emocional hace que su colaborador sea más feliz. Esto potenciará su motivación, será más proactivo y creativo. Una buena estrategia para evitar la rotación y descontento de los colaboradores es otorgar beneficios que generen pertenencia y lealtad. Retener el talento dentro de tu organización y hacer que tus colaboradores se sientan cómodos con su trabajo, pasa por determinar qué tipos de beneficios emocionales puedes ofrecerles para potenciar su motivación y pertenencia a la empresa.

Te presentamos algunas de las estrategias que pueden resultar atractivas para tus colaboradores:

  • Horarios flexibles con jornadas reducidas; días libres para la atención de asuntos personales, tales como, visitas médicas, servicios médico-asistenciales; vacaciones adicionales por cumplimiento de metas, vales de juguete, etc., gimnasios, salas de descanso, espacios de relajación, actividades de intercambio y viajes recreacionales;
  • Plan de carrera, formación, desarrollo y crecimiento dentro de la organización, programas de reconocimiento;
  • Buen ambiente y clima organizacional sano, entornos sin conflictos con delimitación de tareas; construcción de espacios para debatir ideas y sugerencias; no minimices las posibilidades de tu equipo permite que tus colaboradores se expresen, escucha atentamente; se empático, piensa desde el escenario del otro, desde su visión.
Este tipo de salario tiene muchas formas, no obstante, todas persiguen el mismo objetivo: mejorar la calidad de vida  del trabajador haciéndola más llevadera, favorece la armonía entre su vida familiar  y la vida laboral, fomenta la auto motivación  y por consiguiente se siente más feliz , en consecuencia es más productivo y afianza los lazos con la organización. Recuerde que un colaborador motivado hace suya la organización, crea arraigo y produce resultados satisfactorios.