Tips para teledirigir efectivamente

La pandemia por coronavirus nos tomó a todos por sorpresa. De un momento a otro pasamos de tener una rutina que nos permitía ir a la oficina y tomar un café con los compañeros de trabajo, a estar confinados en casa, por nuestra salud y la de los otros. Nos tocó, repentinamente, aprender a teletrabajar y a teledirigir. Un gran número de empleados ahora trabaja desde su casa y es tarde para desarrollar un conjunto de políticas de trabajo remoto si aún no tenías una. Pero hay formas de hacer que esta experiencia sea productiva y atractiva, para los empleados y la organización. La oficina de Recursos Humanos debe ayudar a los gerentes con actividades específicas para garantizar que los empleados obtengan el apoyo necesario para enfrentar la montaña rusa emocional de esta crisis, y que sean productivos y estén comprometidos. Teledirigir no es fácil, y menos si nos tocó aprender de un momento a otro. No sabemos aún si este cambio llegó para quedarse, sin embargo con estos tips puedes hacer más llevadero este tiempo y gerenciar efectivamente tu equipo.

Algunos consejos para teledirigir

  • Pon atención a las señales de angustia: Usa tanto conversaciones directas como observaciones indirectas para dar visibilidad a los desafíos y preocupaciones de tus colaboradores. Aprovecha cada oportunidad para dejar en claro tu apoyo. Busca la orientación de la gerencia de recursos humanos para abordar temas delicados que pueden surgir de la pandemia por COVID-19. Esto incluye modelos de trabajo alternativos, seguridad y perspectivas laborales, entre otros.
  • Equipa a los colaboradores: Asegúrate de que tu equipo de trabajo tenga la tecnología necesaria para alcanzar los objetivos. Esto puede ser más que un celular inteligente y una computadora portátil. Si esperas que el trabajador asista a reuniones virtuales ¿tiene la cámara adecuada? No asumas que todos tienen las posibilidades de operar en un entorno virtual.
  • Confía en tus empleados: Puedes estar preocupado e incluso frustrado por perder la visibilidad constante que alguna vez tuviste de sus empleados, pero intenta no responder con una microgestión. Eso solo desconectará y fatigará a los empleados ya estresados. No te fijes en los problemas de desempeño percibidos, ya habrá tiempo de hacer una medición y gestión de desempeño adecuadas una vez que la crisis pase.
  • Céntrate en el producto, no en el proceso: En este escenario de trabajo remoto, donde la mayoría estamos haciendo malabarismos entre los compromisos laborares y familiares, los colaboradores deben encontrar la manera de completar su trabajo de la manera más fácil y más productiva. Los picos de productividad son diferentes de persona a persona, habrá quien tenga hábitos matutinos y otro que sea noctámbulo. La clave es ofrecerles flexibilidad.